Los retos de la Industria 4.0 en Euskadi

Por -

Basque Industry 40

Ayer pudimos disfrutar, de manera intensa, de una jornada sobre la Industria 4.0 en Euskadi: Basque Industry 4.0. Pudimos escuchar a responsables de empresas e instituciones hablar de la relevancia de que nuestras compañías se sumen a esta Cuarta Revolución Industrial y también de sus retos.

A lo largo de toda la jornada, celebrada en el Palacio Euskalduna gracias al Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad y la SPRI, los más de 1.000 asistentes pudimos comprobar que en nuestro entorno hay compañías y centros tecnológicos punteros capaces de proveer las diferentes herramientas tecnológicas que sustentan el concepto de Industria 4.0: empresas de robótica, gestión de datos e información, Internet de las Cosas, Sistemas Ciberfísicos, impresión 3D o fabricación Aditiva, desarrollos de Realidad Virtual, Realidad Aumentada y Visión Artificial; trazabilidad de bienes, etc. De ellos os he hablado en alguna entrada anterior.

Pero también se habló de los retos a los que se enfrentan y se van a enfrentar las empresas en el futuro. A muchos de los asistentes con los que pude hablar les preocupa el reto de preservar las comunicaciones entre máquinas a través de Internet. Que terceras personas no puedan ‘hackear’ los procesos de fabricación colándose en las redes de comunicaciones. En este sentido, también adquiere relevancia proteger la información referida a clientes y máquinas que pueden albergar sus servidores. Es una cuestión que preocupa pero que no puede determinar la actitud de una firma de cara a apostar por la implementación de Nuevas Tecnologías en sus procesos de fabricación. Los retos en este sentido son comunes a las fábricas de todo el mundo y, por suerte, también desde Euskadi se trabaja en herramientas que protejan nuestros datos y nuestras comunicaciones.

No debemos de olvidarnos de que estas factorías del futuro requieren de conexiones a Internet que permitan que todas las máquinas estén conectadas y reciban un flujo continuo de datos. Las operadoras de telecomunicaciones tienen que ser capaces de ofrecer soluciones adaptadas a esta Industria 4.0, tanto en lo que se refiere a capacidad como a costes.

Basque Industry 4.0

Otro reto es el referido a los trabajadores de esta Industria 4.0. Por una parte, hablamos de robots completamente adaptados a las fases de producción. Está claro que su utilización puede redundar en una reducción de mano de obra menos cualificada cuyas labores pueden ser llevadas a cabo por estas máquinas. Pero la Industria 4.0 va a demandar nuevos perfiles laborales en el que confluyan conocimientos relacionados con la ingeniería y la informática y que sepan manejar con soltura herramientas como smartphones, tablets u otro tipo de dispositivos. Los puestos de trabajo no van a desaparecer, simplemente se van a readaptar y especializar o, al menos, eso nos dicen. En esta labor tienen mucho que aportar los centros de educación de nuestro entorno de cara a formar a los futuros profesionales de la Industria Inteligente.

Los costes de esta adaptación hacia la Fabricación Avanzada son también una barrera para muchas compañías. El Gobierno Vasco ofrece varios programas de ayuda pero quizás ha llegado el momento de que las pequeñas empresas tiendan a crear sinergias entre sí e incluso a fusionarse de cara a tomar el pulso a un mercado cada vez más competitivo.

Basque Industry 4.0

No nos podemos olvidar del medioambiente. Otro de los retos de la Industria 4.0 debe ser preservar nuestro medioambiente evitando o reduciendo las emisiones contaminantes y también mediante la utilización de energías limpias y renovables. La trazabilidad de los bienes, el saber qué le ocurre a ese objeto desde que sale de la cadena de montaje hasta que al final de su ciclo de vida acaba en un contenedor, nos puede ayudar mucho en la optimización de los procesos de producción, con el ahorro energético que ello supone.

Enrique Rodal

Periodista con más de 10 años de experiencia en Nuevas Tecnologías y comunicación. Coordinador de EuskadiTecnologia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *